Enrique Gómez, un empleado del gobierno federal, que estaba solo por la vida, recién había perdido a sus ya ancianos padres, de causas naturales, sin familia, por atenderlos hasta su muerte, y con 50 años ya a cuestas, sentía que la vida se le estaba extinguiendo poco a poco, por lo que busco entretenimiento, y navegando por internet, encontró una forma de darle algo de motivación a su vida.

chat con un fantasma

Era una empresa nueva, que aseguraba te comunicaba con alguien que ya había fallecido, y que cualquier cosa que solo tú y esa persona supieran, te confirmaría la veracidad de la llamada, todo se realizaba, por medio de un médium, que dándole todos los datos de quien era con quien querías contactar, realizaba la conexión.

Esto más que entusiasmarlo, sabía que era algo difícil de creer, pero que más daba, si lo que quería era salir de la rutina diaria, que tenía en su vida, recién había tomado unas largas vacaciones, y estaría en casa, por lo menos un mes completo, así que decidió hablar con el vidente, para que lo comunicara con un primo que había fallecido hacia unos meses atrás, y con el cual no había quedado muy bien, y quería aclarar las cosas, si es que en verdad se comunicaba con él.

Fue entonces que llamándolo por el apodo que solo el primo fallecido conocía, se comunicó con él, fue cuando ofreció disculpas por todo lo acontecido en años anteriores, y que todos en la familia lo extrañaban, desde ese momento el chat dejo de funcionar, y entro de nuevo el médium, diciéndole a Enrique, que todo había cesado, que al parecer, la persona contactada, no quería seguir hablando, por lo que todo termino en pocos minutos, pero esa conversación basto para que todo quedara arreglado.

Quizás aún tenía pendientes en la vida, y por eso no quiso seguir hablando con alguien que le recordara su vida terrenal, o quizás todo fue una casualidad o los de la empresa, hacían una gran labor de investigación, lo que si es cierto, es que nadie sabía de dicho apodo, el cual desde la infancia, se había dejado de utilizar.

Es así como termina, este cuento corto, que esperamos haya sido de su total agrado y estamos compartiendo más cuentos, de todo tipo de categorías.

Cuentos cortos el chat con un fantasma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *