Emanuel Lisboa, había recibido una carta con carácter de urgente, el Sr. Samuel Lisboa, hermano de su difunta madre había fallecido de muerte natural y lo había dejado como heredero universal de todos sus bienes, por lo que había escuchado de su madre, su hermano quien desde pequeño se trasladó a vivir a la ciudad de Chihuahua, Ch. nunca contesto las innumerables cartas que su hermana le había mandado, para pedir su teléfono y dirección.

Y después de 20 años de muerta su madre, Emanuel, no tenía a quien más preguntar sobre las pertenencias del tío, que nunca había conocido, total no se perdía mucho, si acaso un fin de semana viajando en autobús y se podría ganar mucho, ahora que la situación económica personal estaba muy mal, desde el divorcio de su exesposa, el cual lo dejo en la total bancarrota.

mansion antigua en chihuahua

Llego a la ciudad, y abordo un taxi, ya entrada la noche, dirigiéndose a un hotel, de media pinta, no se podía dar el lujo de rentar algo de más dinero, pero antes de abordar, un extraño lo detuvo y le pregunto por Emanuel Lisboa, a lo que el con la cabeza acertó, era el mayordomo del difunto, que tenía órdenes de llevarlo a la casa del recién fallecido tío.

Al llegar a la casa, una residencia de 3 pisos, antigua, como salida de uno de esos cuentos de terror cortos, que su madre le contaba cuando estaba pequeño, le esperaba, y dentro del lugar, el notario público, que daba fe de la llegada del sobrino, para reclamar la herencia.

Después de notificarle, que ese mismo día darían acto al testamento y que tan solo era el único heredero y unas cuantas cosas, que le había dejado tanto al mayordomo como a los empleados del lugar, se dio lectura al testamento, para dar la herencia al heredero universal, después de varias horas en donde varias cuentas tanto en la ciudad como en una ciudad del vecino estado del país vecino, se pudo comprobar que todo el monto en efectivo ascendía a más de 850 mil pesos y 385 mil dólares divididos en 4 bancos varios terrenos y 6 casas, incluyendo la mansión en donde estaban que valuadas, tenían un valor aproximado de 7 millones de pesos, aparte estaba un fideicomiso que el tío les había dejado a sus fieles empleados, de más de un millón de pesos que se otorgarían en mensualidades, por el resto de sus vidas.

herencia maldita del diablo

Emanuel estaba encantado y todo el monto era mucho mayor de lo que él tenía en mente, tan solo había una pequeña clausula estipulada, para recibir dicha herencia, y era el cambiarse de religión al satanismo, que fue cuando a Emanuel se le vino toda la sangre a los pies, fue cuando noto todos los signos raros, cuando vio que el ocultismo estaba presente en toda la casa y en los herederos también, y no es que Emanuel, fuera muy católico, ni siquiera profesaba la religión inculcada de parte de sus padres, pero esto lo había tomado por sorpresa.

Las condiciones tenían un plazo de 24 horas para cumplirse, y él tenía que pasar la noche en la mansión, si quería pensarlo, ya que, saliendo de la casa, automáticamente la herencia pasaría a nombre de los empleados y en un pequeño porcentaje del notario, quien, hasta ese momento, parecía ser una persona normal, pero se le vio un dije, con la estrella característica del diablo, por lo que el miedo se empezó a apoderar del sobrino.

simbolo del diablo

Así fue acompañado a sus aposentos, y en el camino veía sombras raras, cuadros antiguos que parecían tener vida propia, a lo cual no le tomo mucha importancia, ya que él pensaba en todo lo que perdería, si no aceptaba el cambio de religión, y así se dispuso a dormir, lo cual no pudo hacer, por miedo a que lo mataran, para quedarse con toda la herencia, al final, nadie sabía de su paradero, y era mucho dinero lo que estaba en juego, por lo que trabo la puerta con una silla que estaba en el lugar, al cabo de unas horas se quedó dormido, y como a las 3 de la mañana sintió que algo lo acariciaba en la frente.

Como pudo se levantó y vio como una cortina que daba a atrás de la recamara se movía, y nunca más pego los ojos, eso había bastado para no aceptar la propuesta, y regresar con las manos vacías, al amanecer, salió de su recamara y ya lo esperaban tanto el mayordomo, como el notario, que al parecer había dormido en el lugar, y les confirmo su decisión, no aceptaba las condiciones, y se iba del lugar, en ese momento el notario tan solo le solicito una firma de no aceptación de las condiciones, junto con un cheque de 300 mil pesos que no se había estipulado y que era como un premio de consolación.

Salió de la casa, con tan solo un cheque firmado, y al salir, vio en una de las ventanas a una persona, muy parecida a él, era su tío, que aún vivía, y que se veía más joven que él, quizás había firmado un pacto con el diablo, quizás, al momento de aceptar lo matarían, nunca conocería la verdad, ya que el con su convicción en su religión, había rechazado toda la tentación que el demonio por medio del tío, le habían puesto.

Fuente: www.cuentoscortos.info

Cuento de terror corto Herencia maldita

Un pensamiento en “Cuento de terror corto Herencia maldita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *