Narrando un cuento de terror

Los narradores de cuentos de terror, tienen todos en particular una manera simple de envolverte en las historias que narran, haciéndote participe de dichos relatos, en donde se te eriza la piel, tan solo de pensar en estar en dichas situaciones de pavor.

cuentos de terror narraciones

Un relato que estuve escuchando de una persona, muy especial, la cual al escucharlo te hace temblar de terror, tan solo de imaginar estar ahí, fue entonces que empezó a contar un cuento de terror que se llamaba “Retornar a mi pueblo” o algo así, en donde deje de hacer todo lo que en ese momento hacia, para escuchar lo que esta persona hablaba sin parar.

En dicha crónica del cuento, tenia a todos los espectadores, en un circulo, y en medio una fogata que daba una atmósfera de terror al ambiente, todos los amigos que estábamos escuchando los relatos de dicha persona, estábamos a expectativa del desenlace de dicho cuento de terror, cuando de repente, de entre los matorrales en el rancho en donde no encontrábamos, se escucho un grito ensordecedor.

Fue cuando muchos de los presentes, entre ellos mujeres que fueron los que mas gritaron, se quedaron estupefactas al ver lo que todos en ese lugar veíamos, el narrador, era una especie de demonio que había cambiado radicalmente, nadie daba crédito a lo que sucedía, el demonio solo nos veía y sin decir nada excepto una carcajada ensordecedora y desapareció.

Fue algo escalofriante, nada me había pasado igual, esta no fue una anécdota como las otras, esta la habíamos vivido y junto a mi como 10 personas mas, fue en donde dimos crédito a que el demonio es real y siempre esta junto a todas las personas, pero este estuvo junto a nosotros narrando cuentos de terror.

Cuento de terror, el pico de la muerte

Desde que empecé a andar con mi novia, me aficioné casi al instante al alpinismo de salón. Ya sabes, aquel que puedes practicar en unos largos muros en donde además de contar con rocas a modo para agarrarse, el instructor te sujeta a un arnés con el propósito de que si llegas a caerte no te lastimes.

pico de la muerte

Cada fin de semana que íbamos ahí, mi novia me decía que si quería experimentar la verdadera sensación del alpinismo, debía hacerlo en una montaña verdadera. Como ya me tenía cansado de tanta insistencia, le sugerí que por qué no ella era la encargada de elegir la ruta y que a más tardar estaríamos allá a fin de mes.

Ni tarda ni perezosa, una tarde me tomo por el cuello y me dijo entusiasmada:

– Cariño, localicé el lugar indicado. Aunque debo advertirte que la gente cuenta leyendas de terror cortas sobre ese lugar.

– ¿En serio? ¿Cuál es? Cuestioné intrigado.

– Es el “Pico de la Muerte”. Ese en donde dicen que al menos un alpinista muere cada año. Lo bueno es que hasta el momento no se ha registrado ningún deceso en la zona. Respondió de manera burlona.

Llegamos a ese sitio y con tan solo alzar la cabeza hacia arriba, se podía ver en el rostro de la muerte en cada una de las pendientes de la montaña. Traté por todos los medios de persuadir a mi amada para que no emprendiéramos tal hazaña, sin embargo ella continuaba empecinada en seguir su plan.

Me expresó sumamente molesta:

– Si tú no quieres, no lo hagas “gallina”. Quédate aquí abajo y observa cómo llego a la cima.

Tomo sus cosas y se fue. Muy pronto deje de verla, pues el sol dificultaba mi visión.

Lo que nunca olvidaré fue la manera en que gritó cuando cayó de la montaña. Fue un grito tan desgarrador que retumbó hasta en mi médula espinal.

Ninguna vez debemos tomar a la ligera los Cuentos de terror.

Cuento de terror corto el huerto hechizado

Les queremos compartir un cuento corto de terror, que pueda entretenerlos y dejarlos en el monitor del PC, esperando el desenlace del mismo, de esas narraciones que escuchas y que sabes que son parte de una historia real, que ha pasado por generaciones, hasta llegar a tus ojos u oídos.

campesino y el diablo

Este cuento es una variante de un cuento de terror cortos sobre un huerto hechizado, y esperamos que sea del gusto de todos nuestros lectores.

Este era Pedro, un campesino que recientemente, había sido beneficiado, por un programa social, de esos que el gobierno otorga a los agricultores de bajos recursos, en donde les otorgan tierras, para la siembra y les dan semillas, para sus cosechas.

Humilde, y decidido a salir adelante, por sus 5 hijos y su esposa, Pedro acepto las tierras, que se contaba que estaban hechizadas, pero era mas grande el hambre, que el miedo por estar en dichas tierras, con lo que acabo convenciendo a toda su familia de tomar posesión de ese terreno.

Empezó con su labor de sembrar, con la ayuda del hijo mayor, que ya tenia mas de 17 años, y al cabo de unas semanas, un temporal, acabo con sus sueños, les ayudaron con prestamos gubernamentales, y llego otra temporada de siembra, y esta vez, todo parecía diferente, pero cayo una granizada, y al igual que en la anterior cosecha, todo acabo por perderse.

En la tercera ocasión, las cosas, parecía que habían cambiado, todo estaba para entregar, en la pequeña carreta, que estiraba una mula vieja y terca, al ir al lugar, en donde le comprarían, la mula se rompió una pata y cayo al barranco, muriendo instantáneamente, y la cosecha, se fue por el rió.

Derrotado, regreso con los ojos llorosos, y lanzo un grito al cielo, ¡Nada mas eso tienes! grito con todo lo que sus pulmones, le permitían, pero lo peor, fue que alguien contesto con una voz maligna y tenebrosa, – No, y si no te vas, morirás, junto con toda tu familia

Eso fue suficiente, para dejar las tierras, por la paz, Pedro nunca mas volvió a dicho lugar.

Cuentos cortos el chat con un fantasma

Enrique Gómez, un empleado del gobierno federal, que estaba solo por la vida, recién había perdido a sus ya ancianos padres, de causas naturales, sin familia, por atenderlos hasta su muerte, y con 50 años ya a cuestas, sentía que la vida se le estaba extinguiendo poco a poco, por lo que busco entretenimiento, y navegando por internet, encontró una forma de darle algo de motivación a su vida.

chat con un fantasma

Era una empresa nueva, que aseguraba te comunicaba con alguien que ya había fallecido, y que cualquier cosa que solo tú y esa persona supieran, te confirmaría la veracidad de la llamada, todo se realizaba, por medio de un médium, que dándole todos los datos de quien era con quien querías contactar, realizaba la conexión.

Esto más que entusiasmarlo, sabía que era algo difícil de creer, pero que más daba, si lo que quería era salir de la rutina diaria, que tenía en su vida, recién había tomado unas largas vacaciones, y estaría en casa, por lo menos un mes completo, así que decidió hablar con el vidente, para que lo comunicara con un primo que había fallecido hacia unos meses atrás, y con el cual no había quedado muy bien, y quería aclarar las cosas, si es que en verdad se comunicaba con él.

Fue entonces que llamándolo por el apodo que solo el primo fallecido conocía, se comunicó con él, fue cuando ofreció disculpas por todo lo acontecido en años anteriores, y que todos en la familia lo extrañaban, desde ese momento el chat dejo de funcionar, y entro de nuevo el médium, diciéndole a Enrique, que todo había cesado, que al parecer, la persona contactada, no quería seguir hablando, por lo que todo termino en pocos minutos, pero esa conversación basto para que todo quedara arreglado.

Quizás aún tenía pendientes en la vida, y por eso no quiso seguir hablando con alguien que le recordara su vida terrenal, o quizás todo fue una casualidad o los de la empresa, hacían una gran labor de investigación, lo que si es cierto, es que nadie sabía de dicho apodo, el cual desde la infancia, se había dejado de utilizar.

Es así como termina, este cuento corto, que esperamos haya sido de su total agrado y estamos compartiendo más cuentos, de todo tipo de categorías.